Los puentes son una de las construcciones más maravillosas que ha logrado el hombre, y algunos verdaderamente son piezas increíbles que pasarán a la historia. La idea de unir puntos que de otra manera no podían cruzarse, hace que estas construcciones sean, además de bellas, prácticas, y a lo largo del mundo hay muchos puentes dignos de mención.

En Alemania, el Puente de Bastei es una de las joyas que no podemos dejar de ver, imagina un colosal puente que une las formaciones rocosas del Parque Nacional de la Suiza Sajona. Eso es el Puente de Bastei, uno de los miradores más hermosos del Valle del Elba, y una construcción magnifica con todo el estilo de los puentes medievales de Alemania.

El término “bastei” significa bastión, o fortaleza, por eso el estilo del puente recuerda tanto al de las torres y murallas defensivas de los castillos europeos. Fue construido en 1824, en madera, y sustituido en 1851 por un puente de arenisca que es el que hoy se mantiene en pie.

De lejos, desde el valle, el puente es imponente. Es una construcción que se hace lugar entre las formaciones rocosas y permite pasar con el coche para conocer algunos de los escenarios más hermosos del Parque de la Suiza Sajonia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.