En una entrada anterior hablábamos sobre el búnker donde Hitler pasó sus últimos meses de vida y cómo cayó en el olvido. El búnker, uno de los últimos en construirse en la ciudad de Berlín, fue el lugar donde el Fhürer se quitó la vida el 30 de abril cuando las tropas aliadas estaban a punto de tomar la ciudad.

A diferencia de otros edificios de carácter histórico, el búnker de Hitler cayó en el olvido y en 1995 el Parlamento Regional de Berlín tomó la decisión de clausurarlo para construir diferentes edificios de viviendas. Este proyecto tuvo más votos que aquellos que querían convertir la zona en un monumento histórico, por lo cual se aprecia el deseo de los alemanes de olvidar esta época nefasta para la historia mundial.

Un detalle interesante del búnker es que por su construcción fue uno de los más resistentes de la Alemania nazi. Pese a los múltiples intentos con explosivos y equipos de demolición, el búnker de Hitler se mantuvo en pie, obligando a su rellenado con cemento para dejarlo totalmente inutilizable.

Muchos viajeros llegan a Berlín con el fin de ver la construcción original, pero lo único que queda a la vista es un cartel con un panel que demuestra que allí estuvo la base de operaciones de Hitler en sus últimos momentos.

Vía: Den-uijl

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.