Muy cerca de la frontera con Bélgica y los Países Bajos, Aquisgrán es una de las ciudades más animadas e históricas de Alemania. Entre sus múltiples construcciones legendarias destaca la catedral que empezó a construirse en el siglo IX por orden del mismísimo Carlomagno.

En Aquisgrán se conserva el trono de este gran monarca que supo tener un gran imperio bajo su poder. Pero además de la magia de los monumentos y las construcciones culturales más hermosas de la ciudad, uno de los elementos indispensables para conocer Aquisgrán es Pontviertel, el barrio más animado y activo de la noche en la región.

De origen latino, el barrio de Pontviertel tiene en Pontstrasse su calle principal. Alrededor de esta arteria se extienden restaurantes, bares y otros locales donde los turistas y lugareños se reúnen para disfrutar lo mejor de la actividad nocturna.

En el pasado, la calle principal formaba parte de la Ruta Real que atravesaba la ciudad en la Edad Media. Por eso ha crecido y cuenta co algunos de los locales y negocios más importantes de Aquisgrán. El barrio sigue siendo uno de los más hermosos en cuanto a ruinas históricas, con restos de las antiguas murallas, conventos del siglo XV y antiguas casas y mansiones señoriales. Un lugar increíble donde se combinan historia y diversión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.