La geografía alemana está repleta de destinos increíbles. Escenarios donde se combinan la magia de las montañas, los bosques frondosos y el agua tranquila de los lagos. En este caso visitamos Saarburg, un destino que parece sacado de los cuentos de los hermanos Grimm.

La ciudad está ubicada a solo 20 kilómetros del límite con Francia, en una zona de encantos naturales increíbles. Sus casas han sido construidas alrededor de un paisajes escarpado, tienen techos alpinos clásicos de los pueblos alemanes y son construcciones sólidas y encantadoras.

Saarburg tiene una zona principal conocida como Piazza. Allí encontraremos los restaurantes, bares y tiendas más importantes. Es la zona alta de la ciudad y desde allí se pueden ver encantadoras imágenes del escenario montañoso y de río.

El río es otro gran protagonista en Saarburg, la ciudad está dividida por el agua. Sus calles y puentes hacen que algunos la comparen con Venecia, aunque haya marcadas diferencias. El entorno natural se ha combinado a la perfección en Saarburg y sus creadores lo saben, por eso cada año los turistas llegan para deleitarse con una ciudad que demuestra que se puede vivir en la naturaleza sin dañar el entorno de formas irreparables.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.